Edición Online

EDICIÓN ONLINE

COMPRA:

VENTA:

COMPRA:

VENTA:

Agricultura

Es importante cuidar el punto de equilibrio en la agricultura: Altagracia González.

  • Compartir

Altagracia González Gastélum, financiera y productor, platica su experiencia en la práctica de Agricultura de Conservación

Marco Díaz

Caimanero, Mocorito, Sin. _ Para Altagracia González la agricultura es una actividad adquirida, heredada por generaciones y que, actualmente, es sustento de su familia y de las familias de dos de sus hermanos.

Contadora pública de profesión, González Gastélum asumió la responsabilidad de administrar el negocio familiar desde muy joven, implementando un monitoreo de los costos de producción que, desde hace algunos años, se incrementaron de manera importante.

Ante esa situación, hace 9 años optaron por incursionar en la agricultura de conservación, como una manera de optimizar sus costos; “estamos haciendo agricultura de conservación en el 70% de nuestros lotes y en el resto estamos realizando mínima labranza”, afirma.

La productora agrícola asegura que, si bien obtener buenos rendimientos por hectárea es importante, también es importante encontrar el punto de equilibrio para asegurar que la actividad sea rentable.

Reflexiva, Altagracia expone que la evaluación de la producción, el monitoreo y el análisis de los datos han sido acciones que implementan durante cada ciclo agrícola para tomar decisiones en el ciclo próximo.

“Haciendo una retrospectiva es no engañarnos, llevar un registro puntual de cuánta semilla estamos echando por metro, de cuánto fertilizante estamos utilizando, cuánta tierra estamos sembrando para que nuestros costos sean lo más apegado y siempre estar buscando compararlo con el ejercicio anterior”.

Durante los últimos años, recuerdo, la Agrícola “El Cerro” estableció una relación con representantes del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), integrándose a la iniciativa MasAgro.

Asevera que, no ha sido necesario adquirir maquinaria nueva para practicar la Agricultura de Conservación, pues se ha trabajado en adaptar la maquinaria con la que ya se cuenta, disminuyendo la cantidad de combustible utilizado, dosificando fertilizantes, implementando el manejo integrado de plagas e, incluso, estableciendo diferentes densidades de siembra.

Terrenos difíciles

Entrevistada a un costado de uno de sus lotes de producción, Altagracia asegura que ese mismo predio ha sido el ‘coco’ de la agrícola pues, por sus características, no se lograban más de siete toneladas de maíz.

“En este caminar de lo que es AC, hemos dado rotaciones de cultivos con maíz/garbanzo, frijol/sorgo, y hemos encontrado beneficios. Antes hacíamos, aparte de agricultura tradicional, todo lo fertilizábamos con amoniaco, desde pre siembra y en el cultivo cerrábamos con amoniaco. Y no lográbamos producciones mayores de siete toneladas por hectárea.

A partir del año pasado iniciamos con fertilizaciones líquidas y también con cero labranza, hacer nada a la tierra, más que siembra directa. Y obtuvimos otro tipo de resultados, logramos 10 toneladas, más del 30% de producción, es un éxito, es muy redituable para nosotros”, explica orgullosa.

Actualmente, este grupo familiar de productores se encuentra elaborando sus propias mezclas de fertilizantes, abaratando costos y, experimentando con el mismo objetivo; ser rentables.

Largo caminar

Gracias a una serie de conferencias impartidas en la Asociación de Agricultores del Río Culiacán, en 2007, recuerda, inició su relación con el CIMMYT, en el cual se interesó por prácticas agrícolas que promueve, pero que implementó unos años después.

“Me interesó el cómo gastar menos y tener mayor rentabilidad; venimos de una agricultura tradicional 100%, en donde hacíamos de 9 a 10 trabajos de preparación para poder poner la primera semilla en la tierra, venimos de densidades de 9 a 10 semillas por metro”.

Por último, Altagracia se considera agradecida con quienes trabajan en promover y transferir el conocimiento para lograr rentabilidad y sustentabilidad en la agricultura; “en mi tienen un agricultor, un financiero y, un mexicano convencido de que lo que estamos haciendo a través del CIMMYT en Agricultura de Conservación, es lo mejor.

COMENTAR ESTA NOTA