Edición Online

EDICIÓN ONLINE

COMPRA:

VENTA:

COMPRA:

VENTA:

Colaboración

2020: el año de la incertidumbre para el campo.

  • Compartir

La agricultura comercial o excedentaria que se practica en Sinaloa y en otros estados del país es la que permite alimentar a 127 millones de mexicanos, tanto del medio rural y urbano, en las 32 entidades federativas del país. También permite regular y reducir los precios de los productos de la canasta básica, así como enfrentar las importaciones de productos agropecuarios subsidiados y por lo tanto, más baratos provenientes de otros países con quienes tenemos Acuerdos Comerciales, principalmente de Estados Unidos de América y Canadá.

Sin embargo, hoy la agricultura comercial no existe para el Gobierno Federal de Morena, al grado que ni siquiera se menciona en el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 y por lo tanto, no se ha formulado una política pública por parte de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) para este importante sector económico del país.

El desconocimiento por parte de los funcionarios y diputados federales de Morena sobre qué es la agricultura comercial y por qué es importante, ha provocado una dramática reducción presupuestal para el campo nunca antes vista. En el 2018 el presupuesto de la Sagarpa fue de 72 mil 125 millones de pesos, mientras que para este ejercicio fiscal 2020 el presupuesto de SADER es de sólo 47 mil 576 millones de pesos, una reducción de 24 mil 548, es decir, 34% menos de recursos para atender las mismas o incluso mayores problemáticas de los productores en todo el territorio nacional.

No obstante, en el doble discurso, se afirmaba que: «la verdadera transformación iniciaba en el campo», «el campo es la fábrica más importante del país», «se logrará la autosuficiencia del país», «se dejará de comprar al extranjero lo que consumimos», pero quizá la promesa que más recuerdan los sinaloenses fue la de pagar 7 mil pesos por tonelada de maíz. Frases y promesas que hoy sólo son recuerdos de políticos olvidadizos, que volverán a pedir el voto en el 2021.

Para Sinaloa, el campo tiene el efecto multiplicador más importante que cualquier otro sector de la economía. De ahí depende el 11% de nuestra economía, sin considerar los efectos multiplicadores en la industria y los servicios, comparado con el 3% que representa a nivel nacional.

Para ponerlo en pesos y centavos, anualmente el sector primario (agricultura, ganadería y pesca) generan una riqueza de casi 80 mil millones de pesos, que impactan positivamente las economías de los 18 municipios del estado. Para dimensionarlo, representa 1.4 veces del presupuesto total del Gobierno del Estado de Sinaloa.

En el actual ciclo agrícola otoño-invierno 2019-2020 y ante la incertidumbre por la falta de presupuesto y de reglas de operación, solo se han sembrado 245 mil hectáreas de maíz blanco, una reducción del 54% de la superficie comparado con el ciclo agrícola anterior. Mientras que de trigo harinero se tienen sembradas 18 mil 796 hectáreas, una reducción de 50.3% de la superficie.

La reducción en la superficie sembrada de maíz y trigo se traducirá en menos producción y por lo tanto, en el encarecimiento de los precios de las materias primas y los productos derivados de éstos.

Ahí les encargo a mis amigas y amigos Morenistas que vayan preparando sus excusas para explicar por qué subirán los precios de las tortillas y el pan… y eso #AlguienTieneQueDecirlo

Los invito a seguirme en mis redes sociales:

Facebook: samuel_sarmiento79@hotmail.com

Twitter: @SarmientoGamez

Vicepresidente de la Liga de Economistas Revolucionarios.

COMENTAR ESTA NOTA