Edición Online

EDICIÓN ONLINE

COMPRA:

VENTA:

COMPRA:

VENTA:

Agricultura, Agronegocios

Abastecimiento responsable de maíz amarillo; el lazo entre el productor y el consumidor.

  • Compartir

Mario Ortiz es un productor sinaloense, convencido de que la agricultura sustentable es una práctica que le ha sido rentable

Marco Díaz

Costa Rica, Culiacán, Sin. _ Durante los últimos siete años, Mario Ortiz Bishop ha establecido su siembra bajo los principios de agricultura sustentable, disminuyendo sus costos de producción y manteniendo rendimientos.

En este ciclo agrícola 2019-2020 el joven agricultor se sumó al programa de Abastecimiento Responsable de Maíz Amarillo para Kellogg, cuyo objetivo es acercar al productor con el consumidor final, además de proveer cereales producidos de manera sustentable.

En los últimos años, Ortiz Bishop ha establecido maíz, rotación con sorgo, con variedades chinas de hortalizas y ahora maíz amarillo del híbrido 32T83, mismo que será acopiado y transformado por la empresa sinaloense SACSA y que posteriormente se convertirá en hojuelas de maíz de Kellogg.

 Entrevistado a un costado de su parcela de maíz, durante el proceso de trilla, el productor reconoce el porte y la calidad de grano de la mazorca y explica que se integró al programa por invitación de los técnicos asesores del Hub Pacífico Norte del Centro Internacional de Maíz y Trigo.

“La atención tanto del CIMMYT como de SACSA ha sido buena… es una buena iniciativa porque es un trato más directo entre el productor y el consumidor para que sepan todo lo que conlleva, los costos, los problemas climatológicos que tenemos que enfrentar”.

En los últimos siente años, explica el productor, se ha practicado agricultura de conservación y su parcela cuenta con rastrojo de maíz y sorgo de ciclos agrícolas anteriores, además de contar con riego por goteo.

La fertilización que se le ha dado al maíz ha sido de acuerdo con los análisis de suelo y a través del sistema de riego por goteo, acciones que asegura, han mejorado la estructura de su terreno para obtener una siembra sustentable.

Con relación al manejo, agrega que se realizó una aplicación de insecticida y una de herbicida, mientras que, con respecto a fertilización, indica que se utilizó una rotación entre químicos y orgánicos.

El resultado de estas acciones expone el productor con una experiencia de 16 años ha sido positivo, pues se ha logrado disminuir costos y mantener rendimientos; “he visto las bondades de que la agricultura de conservación da tanto a la tierra como al cultivo y, a la bolsa”.

Para concluir, el productor informó que el rendimiento en esta ocasión fue de 13.5 toneladas por hectárea.

COMENTAR ESTA NOTA