Edición Online

EDICIÓN ONLINE

COMPRA:

VENTA:

COMPRA:

VENTA:

Riego

En nueva Ley Nacional del Agua se requiere certeza para usuarios productores de alimentos.

  • Compartir

Organizado por el Consejo Consultivo del Agua e impulsado el senador Raúl Paz, se llevó a cabo un panel para discutir un nuevo marco jurídico para la nueva Ley de Aguas Nacionales

Marco Díaz

Culiacán, Sinaloa, julio de 2020._ Coincidentes es que se requiere certidumbre en las concesiones de infraestructura de agua para riego y uso pecuario, así como una mayor integración de la unidades de riego, panelistas participaron en la videoconferencia “Iniciativas para fortalecer el marco jurídico de la nueva Ley de Aguas Nacionales”.

En su mensaje inaugural, el dirigente de la Asociación Nacional de Usuarios de Riego, Quintín Suárez, indicó que quienes intervendrán en la creación de una nueva Ley de Aguas Nacionales en México, desde investigadores, usuarios y legisladores, deben pensar en las nuevas generaciones, considerando una ley que trascienda por varios años.

“Los temas son de suma importancia, riego agrícola siendo el sector primario para el desarrollo y producción de alimentos, depende del compromiso de la sociedad civil y del gobierno para lograr una gestión integral del agua, fomentando sustentabilidad, eficiencia y rentabilidad de todos los usos del agua”

En la video conferencia, impulsada por el Senador Raúl Paz Alonso, presidente de la Comisión de Recursos Hidráulicos de la Cámara de Senadores y con el apoyo del Consejo Consultivo del Agua que dirige Víctor Lichtinger, se abordaron temas enfocados a la participación e ingerencia de los gobiernos federales, estatales y municipales.

AL respecto, Francisco Javier Mayorga, ex secretario de Agricultura federal y actual presidente del Comité del Agua de la Fundación Río Arronte, consideró que la Conagua debe seguir siendo el organismo rector de los usuarios y distritos de riego, aunque, afirmó que existe ‘traslapes’ en las políticas públicas relacionadas con el uso del agua, donde interviene la actual Secretaría de Agricultura y la del Medio Ambiente y Recursos Naturales.

“Es una zona gris y confusa, la forma de resolverlo es que la CONAGUA regulara el agua y que el manejo al interior de los distritos de riego y unidades de riego lo haga la Secretaría de Agricultura porque muchas veces los apoyos de la Secretaría nulifican algunas acciones de la Conagua o Secretaría del Medio Ambiente”.

Ejemplificó la planeación de cultivos en la cual intervienen las políticas públicas de la SADER para la toma de decisiones de los productores que, consideran primero los incentivos o subsidios, antes de la disponibilidad del agua.

Por su parte, Alejandro Salcedo, secretario del consejo directivo de la ANUR, señaló que las entidades federativas deben de ser partícipes en la gestión de distritos y unidades de riego, trabajando de una manera coordinada tanto con gobierno federal, municipal y los propios usuarios.

“Es algo que debe quedar bien definido y considero que la rectoría debe caer en la Conagua, y sí creo que hay espacio para la participación de los estados en forma de apoyo, porque no vemos una solución, una integración que no sea con la suma de esfuerzos, destacando el tema de la inversión que es la clave y el objetivo que perseguimos”.

El también presidente del Consejo Directivo del Distrito de Riego 037 “Altar Pitiquito Caborca”, opinó que para una visión a largo plazo también se debe de analizar la realidad actual del campo, incluyendo a los gobiernos estatales y usuarios, bajo la rectoría de la CONAGUA, generando condiciones para el orden en la toma de decisiones, más allá de obligaciones.

Con relación a los consejos de cuenca Salcedo Ruiz dijo que se deben de mantener, fortalecerlos e integrarlos de acuerdo con la proporción en el uso y manejo del agua. Asimismo, concluyó que la Nueva Ley de Aguas Nacionales debe de dar certidumbre a los usuarios de riego, quienes producen alimentos y generan empleos

Por su parte, Galdino González, director general de la ANUR, consideró que la actual Ley de Aguas Nacionales funciona bien, aunque sí se requieren algunas mejoras y recordó que el esquema de módulos de riego ha sido exitoso, recordando al primero, nacido en Jalisco en 1990.

Destacó que las unidades de riego deben ser integradas a la Ley de Aguas Nacionales como los propios módulos de riego.

“Siguen siendo las que ni las toman en serio, ni la federación tiene la supervisión adecuada para su desarrollo y puedo decir hoy que la superficie de las unidades es mayor a la de los distritos” explicó.

Lo anterior, añadió, es importante puesto que la propia ANUR ha participado en su integración, observando que se han descuidado a pesar de la poca diferencia que existe entre estos organismos y los distritos de riego; “requerimos que tengan la fuerza que tuvieron en su momento, se descuidó, se dejó y tenemos que retomarlo”.

Por otro lado, aseguró que México y los usuarios de riego no están en condiciones de pagar, en términos fiscales, por el agua otorgada para la producción de alimentos pues desde que se les concesionó la infraestructura, ellos se han hecho cargo de su administración, conservación y modernización, aprovechando en muchos casos los programas de 50-50 con el gobierno federal.

Agregó que además los distritos y módulos de riego operan y entregan el agua para consumo de entre 35 y 36 millones de mexicanos.

Los panelistas coincidieron en que, a través de esta nueva Ley, se debe fortalecer a la CONAGUA tanto con recursos humanos como con recursos económicos para que siga siendo el organismo rector en el uso del agua.

La videoconferencia fue moderada por el Maestro Eduardo Mestre, consejo del consejo consultivo del agua.

COMENTAR ESTA NOTA