Edición Online

EDICIÓN ONLINE

COMPRA:

VENTA:

COMPRA:

VENTA:

Agricultura, Agronegocios

Ponen en marcha la deshidratadora de mango de la AARB.

  • Compartir

Redacción

Rosario, Sinaloa, a 25 de agosto de 2020._ Con una inversión conjunta con el gobierno del estado de Sinaloa que sumó 2.2 millones de pesos, se logró concluir la planta procesadora de mango de la Asociación de Agricultores del Río Baluarte.

Durante una visita a la deshidratadora, el dirigente del organismo agrícola adherido a la CAADES, José Alfredo Llamas, explicó que el principal objetivo de la planta es dar valor agregado al mango producido en esa región de Sinaloa, además de representar un ingreso para la AARB.

Al respecto, el presidente de la CAADES, Gustavo Rojo, reconoció la conclusión del proyecto que inició hace algunos años mediante una gestión constante ante el gobierno del estado.

Rojo Plascencia consideró que este tipo de proyectos, que dan valor agregado a los productos, son importantes para beneficiar a los propios productores como a la región, debido a la generación de empleos.

Por su parte, el Secretario de Agricultura y Ganadería de Sinaloa, Manuel Tarriba, aseguró que la desaparición del programa de concurrencia con las entidades federativas afectará el desarrollo de este tipo de proyectos.

«Es una lástima que haya desaparecido, es una lástima que el gobierno federal no lo haya considerado todavía. Es un caso de éxito porque este proyecto viene a generar mayor competitividad y el valor agregado a la producción primaria».

Por último pidió al gobierno federal reconsiderar la política pública pues proyectos como el de la AARB vienen a mejorar la calidad de vida de los productores.

Cabe señalar que la deshidratadora se encuentra en la Comunidad de Emiliano Zapata y tiene una capacidad diaria para procesar hasta 8 toneladas de mango fresco de las variedades Kent y Keith, obteniendo así hasta 700 kg de producto deshidratado, el cual se ofertará al mercado nacional con altas posibilidades de exportación a Estados Unidos y Canadá.

COMENTAR ESTA NOTA