Edición Online

EDICIÓN ONLINE

COMPRA:

VENTA:

COMPRA:

VENTA:

Palenque

Periquito Click.

  • Compartir

  • Sergio Torres, arrebatado como acostumbra
  • Germán Escobar quiere ser senador
  • Jesús Valdés Palazuelos, reencarpetado histórico

 

Culiacán, Sinaloa.- A unos meses de concluir este año 2017, la temperatura política del estado aumenta considerablemente: la reaparición de Gerardo Vargas Landeros, el destape de Sergio Torres Félix, le renuncia de Rubén Rocha Moya para adherirse al proyecto de Andrés Manuel López Obrador, la mano alzada por Germán Escobar Manjarrez, entre otros, no son simplemente señales, son pronunciamientos públicos y firmes de sus intenciones políticas.

 

POR un lado, está un Sergio Torres que cerró muy complicado su trienio al frente del ayuntamiento de Culiacán, fue golpeado duramente por la opinión pública ante cualquier indicio de participar tanto en el gobierno estatal, como federal, léase secretaría o delegación,  según sea el caso.

 

En un claro acto de precampaña, el político culichi sostuvo una reunión con docenas de medios de comunicación y periodistas independientes, arrebatado, como acostumbra, el movimiento lo colocó en la agenda pública… Que hablen, mal o bien, pero que hablen.

 

EN CUANTO al hombre fuerte del ex gobernador MALOVA; Gerardo Vargas, este ya se encuentra moviendo los hilos de quienes lo hicieron poderoso. Recordemos que el hombre del trébol construyó un equipo de trabajo en casi cualquier sector económico y productivo del estado… Al tiempo.

 

POR su parte, el académico Rocha Moya puede presumir de ser uno de los políticos más identificados con el proyecto de López Obrador, ambos viejos lobos de la política, en lo que sería la tercera y última vez que probablemente el tabasqueño busque la candidatura a la presidencia.

 

Si bien, López Obrador se jugará el todo por el todo, tiene de frente al Partido Revolucionario Institucional, por un lado, y por otro a la Alianza PAN-PRD-MC, para los cuales todavía no hay candidatos, aunque varios han levantado la mano.

 

En esa tesitura, lo cierto es que nadie, absolutamente nadie quiere estar mal con Andrés Manuel y esa pudiera ser la causa por la que Rocha Moya se va a la campaña de Morena: tejer vínculos entre el gobierno estatal y el candidato más seguro a la presidencia de la República… ¿Será?

 

EN EL CASO de Germán Escobar Manjarrez, el político originario del municipio de Elota, sueña con continuar en el camino de ascenso político por el cual había caminado. Sin embargo, las cosas han cambiado mucho.

 

Actualmente, su relación con el gobernador Quirino Ordaz Coppel no aparenta ser la mejor. Poco se le ve en Sinaloa, y cuando se presenta públicamente trata de hacer alarde de sus supuestos dotes de orador y conocedor del sector primario, justificando su pobre actuar como dirigente de la Comisión del Campo en el Congreso de la Unión.

 

Escobar Manjarrez sin duda quiere ser candidato a Senador, un cargo anhelado por muchos políticos mexicanos. Pero sus bonos políticos han ido en declive: el presupuesto al campo ha sido mermado de manera importante durante los últimos tres años… Y Germán, como los chinitos, ‘nomás milando’.

 

En Culiacán, la situación política se ha mantenido en calma, pareciera que Jesús Valdés Palazuelos tiene ‘amarrada’ la candidatura rumbo a la reelección; el joven político, emanado de las entrañas de la colonia Las Quintas, está impulsando, con el apoyo del gobernador Quirino, una importante labor de reencarpetado con asfalto, llevando el beneficio tanto a colonias populares, como a residenciales, es el caso de la colonia La Campiña, a donde muchos políticos tenían tiempo sin voltear a ver.

 

ESPEREMOS que Valdés Palazuelos siga con esa dinámica de trabajo, complicada tal vez por las dificultades financieras del Ayuntamiento, mismas que solo con honestidad por parte de sus colaboradores, podrán ser sorteadas.

 

Por cierto, este Periquito todavía recuerda aquellos años cuando jugaba futbol por la Laguna de Yuridia, en las faldas del ‘Pitón de la Aurora’, allí donde creció Jesús Valdés. Y no faltaba el famoso pelotazo a la pick up blanca, la alarma de la misma, y un fuerte regaño por el escándalo a tan altas horas de la madrugada.

 

Mientras Valdés tejía su sueño de liderar en Culiacán, un servidor, mucho más joven, jugaba a la pelota.

 

Así pues, concluye esta entrega Periqueña, pues me tengo que ir por una linda pajarita que todavía se confunde con el par vial, heredado por Torres Félix. Abur.

COMENTAR ESTA NOTA