Edición Online

EDICIÓN ONLINE

COMPRA:

VENTA:

COMPRA:

VENTA:

Tecnología

CREAN BIOPLÁSTICO DE MAÍZ.

  • Compartir

Juan Antonio Aragón Verdugo, estudiante de la UAS, une la fécula del grano y vinagre para crear una alternativa al plástico que además sirve de abono

 

Redacción/@Comentarios_Sin

Culiacán, Sinaloa.

 

Por los altos volúmenes de plástico que se a diario se desperdician y el grado de contaminación que este significa tanto para el suelo, agua y la misma salud humana, Juan Antonio Aragón Verdugo trabaja en la creación de un bioplástico a partir de la fécula de maíz y vinagre.

 

El proyecto que ha decido desarrollar estudiante de la Facultad de Ciencias de la Tierra y el Espacio (Facite) de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), busca cumplir dos objetivos, la sustitución del plástico que tarda años en degradarse y emplearlo como un abono en las tierras de cultivo.

 

IDEA

 

De acuerdo con Aragón Verdugo, esta idea surgió de la preocupación que ha siempre ha tenido por los altos niveles de contaminación que se están viendo en el planeta por el plástico desechable elaborado a partir de polímero del petróleo y por la gran cantidad de casos de cáncer que se están presentando por el consumo de comidas contaminadas.

 

Detalló que contrario a los productos elaborados a partir derivados del petróleo que tardan cientos de años de degradarse, el bioplástico que él está proponiendo tardaría entre 7 y 10 meses en desintegrarse, con la particularidad que puede convertirse en abono para las tierras de cultivo.

 

“Se va a poder crear todo el plástico desechable y no genera ningún problema para el ser humano, al contrario, no es como el plástico desechable que consumimos ahorita que al momento de agregarle algo muy caliente se desintegra y queda en el mismo líquido que no estamos comiendo y eso es cancerígeno, y en cambio este producto no afectaría en nada”.

 

Enfatizó que para el caso de la agricultura este bioplástico se puede utilizar en los invernaderos, en los empaques y en las camas de plástico que se utilizan para evitar la maleza con la particularidad que el agricultor ya no tendría que pagar para retirarlo puesto que le serviría como abono para sus cultivos.

 

Aragón Verdugo sustentó que de acuerdo con estudios que ha realizado, el bioplástico que él está proponiendo a partir de fécula de maíz y vinagre tarda entre 7 y 10 meses en degradarse, cuando el plástico derivado del petróleo que estamos utilizando actualmente tarda entre 100 y 500 años en desintegrarse.

 

 

COMENTAR ESTA NOTA