Edición Online

EDICIÓN ONLINE

COMPRA:

VENTA:

COMPRA:

VENTA:

Editorial

Editorial. SIN CLARIDAD.

  • Compartir

 

Las importaciones de frijol que autorizó la Secretaría de Economía a finales de 2017 y principios de 2018 para evitar que los consumidores se vieran afectados por un alza en el costo de la leguminosa, así como los abusos que se acusan por parte de los “coyotes” suman otro complicado para la agricultura.

Luego de comercializar a un buen precio en tras el ciclo 2016-2017, donde la tonelada de frijol se colocó por encima de los 20 mil pesos, hoy los productores enfrentan una lucha para que gobierno del estado y los comercializadores respeten el esquema que les garantice un precio justo. Aseguran que el mercado tiene las condiciones para que el grano se pague incluso a más de los 16 mil 250 pesos que se acordaron.

Desde febrero a la fecha el sector se ha manifestado y tomado casetas, ya que la oferta hecha para ingresar a un esquema de pignoración de 50 mil toneladas de frijol azufrado no ha funcionado tal como se anunció.

Entre los productores de frijol lo único seguro ha sido la incertidumbre, ya que hasta el momento tanto la Secretaría de Agricultura y Ganadería, como Sagarpa, Aserca y los bodegueros, no han sido claros.

En primera instancia las negociaciones no se han respetado y no se ha publicado la cantidad de frijol cosechado en este ciclo agrícola. Además, existen señalamientos con respecto a que algunas acopiadoras se han negado a recibir el grano, han querido aplicar cobros extras por el cribado y quieren pagar como máximo 12 mil pesos por toneladas.

Desde el mes de marzo las cosechas de frijol concluyeron y a la fecha los problemas de colocación siguen sin dar tregua a los productores. Ahora, la veda electoral ya dio inicio, hay una tregua de 40 días para el pago de la leguminosa, y así, el tema se mantiene en una tensa calma.

COMENTAR ESTA NOTA