Edición Online

EDICIÓN ONLINE

COMPRA:

VENTA:

COMPRA:

VENTA:

Editorial

Editorial. Limitantes a la productividad.

  • Compartir

Marco Díaz

La visita de Andrés Manuel López Obrador a Sinaloa dejó un sabor agridulce para la entidad. Por un lado, se constata una buena relación entre el Gobernador Quirino Ordaz Coppel y el primer mandatario, que ya dejó buenos resultados, como certidumbre para la culminación de las obras en la presa Santa María y en la Picachos.

Por otro lado, la ausencia de algún anuncio que venga a fortalecer al sector primario, fundamental para nuestro desarrollo económico, que está siendo relegado por ser considerado “rico”.

Y es que ante el anuncio de que el ingreso objetivo para el maíz blanco solo cobijará a productores de 20 hectáreas hacia abajo, con un precio de 3,960 pesos por tonelada, además de excluir también a los productores sinaloenses del precio de garantía de 5,600 pesos por tonelada, ha encendido focos de alerta entre los agricultores.

Asimismo, se dio a conocer que la entidad también sigue fuera del programa de Crédito Ganadero a la Palabra, que va destinado también a apoyar a los pequeños ganaderos, con un presupuesto de 4 mil millones de pesos.

El Programa de Precios de Garantía a Granos Básicos, que forma parte de una estrategia para rescatar al campo no beneficia a los también llamados productores ricos, o comerciales, pues va destinado a pequeños productores de temporal, principalmente del sur del país.

Dentro de las dificultades que se avecinan para los productores sinaloenses, se encuentra el estancamiento también en el ingreso objetivo, mismo que las organizaciones buscan aumentar argumentando el Índice Inflacionario Anual, de tal forma que la tonelada de maíz superaría fácilmente los 4,200 pesos por tonelada.

Si la política pública de este Gobierno es fortalecer la seguridad alimentaria nacional, cómo se explica esta limitante a la productividad, dejando fuera a medianos y grandes productores de un Estado que da certidumbre a la tortilla por seis meses del año en México, aportando al inventario nacional hasta 6 millones de toneladas de maíz, cada año.

Lo cierto es que el tiempo se agota y los agricultores de la entidad siempre han demostrado no tener mucha paciencia, sobre todo cuando se llegan las cosechas. Cuidado.

COMENTAR ESTA NOTA